IngenieríaMetalurgiaSin categoría

¿Cómo se desarrollará el futuro en una planta de oil & gas?

0

El negocio del petróleo y el gas no es fácil, especialmente en el llamado sector de producción y extracción “upstream”, lo cual son todas las actividades y operaciones en la industria del petróleo que tienen lugar antes de la extracción del petróleo. Impulsadas por el precio del petróleo, las plantas de hoy tienen que trabajar cada vez más eficientemente para sobrevivir en el mercado.

Muchas de las plantas en funcionamiento en la actualidad no están automatizadas o son solo semiautomatizadas. La eficiencia de estas plantas depende del personal y de los bajos costes de funcionamiento. Por otro lado, la automatización, tal y como la conocemos en el sector de la automoción, también está incursionando en el mercado del petróleo y el gas. 

Petróleo y gas natural cubren casi al 60% de la demanda mundial. En los próximos años, su importancia no es probable que disminuya: los escenarios energéticos predicen un mayor fortalecimiento de su peso. En este escenario se mueve la industria del petróleo y gas, que opera en la investigación, producción, transporte, transformación y comercialización de hidrocarburos.

La cadena de valor del petróleo y del gas se articula en tres fases:

  1. Ascendente, que incluye las actividades de investigación y de producción;
  2. Medio, que incluye el transporte a los mercados de procesamiento y consumo;
  3. Descendente, que incluye el refino de petróleo y la distribución de gas y productos refinados.

Los componentes hidráulicos en los sistemas flotantes enormes utilizados para la extracción de petróleo y gas son realmente numerosas: tubos, cilindros, válvulas, conexiones, bridas, etc.

El futuro de las plantas de Oil & Gas

Llega al mercado una nueva planta que se puede operar de forma completamente automatizada. Estos sistemas tienen una estructura mucho más compleja y son menos económicas, pero también trabajan mucho más rápido y de forma más segura que sus hermanas semiautomatizadas. La reducción de tiempo es el criterio de eficiencia en estos casos.

El sistema de suministro de energía en la pieza central de la planta, el top drive, juega un papel decisivo en su eficiencia. Para los sistemas más antiguos, el sistema de suministro de energía debe ser lo más fácil de mantener y rentable. Para sistemas nuevos, el sistema de suministro de energía debe corresponder al grado de automatización del sistema, basado en el factor tiempo. igus tiene el sistema de suministro de energía adecuado para ambos tipos de sistemas.

La transformación tecnológica de las empresas aporta la cuota de optimización necesaria para lograr este balance. El mundo requiere, y exige cada vez con mayor fuerza, una producción más limpia. La producción de petróleo y gas está en el centro de todas las miradas cuando se trata de emisiones de CO2. Esto ha impulsado un aumento representativo en la búsqueda de soluciones de monitoreo del carbono en tiempo real. Esto implica contar con los sistemas que permitan la optimización del uso y los costos de energía en todas las operaciones de la empresa. 

El internet industrial de las cosas (IIoT) juega un rol clave en la transformación de este sector. Los sensores se hacen cada vez más pequeños y requieren menos energía. Anteriormente toda la información que circulaba en la planta o el pozo debía conectarse físicamente a través de cables, lo que implicaba un mayor costo en la implementación y utilización únicamente en las unidades más grandes. Gracias a la utilización de sensores inalámbricos es posible obtener a tiempo la información relevante para los ingenieros de mantenimiento.

El uso de este tipo de dispositivos implica la administración de grandes volúmenes de información, haciendo cada vez más necesario el uso de la nube. Se hace necesaria la disponibilidad de los datos en cualquier momento, a través de cualquier dispositivo con altos estándares de ciberseguridad. El Big Data y analíticas serán claves para extraer conocimientos de los datos de producción y rendimiento, que permitan optimizar la producción. 

La inteligencia Artificial (IA) y el aprendizaje automático marcarán la transformación en la industria. Sin duda, estas herramientas van a revolucionar la forma de encontrar petróleo y transformar los hidrocarburos en combustible, plásticos y otros productos. El aprendizaje automático permite analizar datos, identificar patrones operativos y encontrar deficiencias con miras a mejorar la eficiencia. La Inteligencia Artificial apoya la toma de decisiones con información de análisis predictivo, prescriptivo y cognitivo. Además, ayuda a los ingenieros y a los gerentes de la industria a descubrir e implementar nuevas ideas de exploración y producción en el campo.

Otras de las tecnologías relevantes para este sector son la robótica y automatización, modelado 3D y tecnologías de realidad. La robótica y la automatización de procesos aceleran las operaciones y reducen los requisitos de mano de obra, reducen los errores inducidos por el hombre y los riesgos de seguridad de los trabajadores. El modelado 3D simula las fases de producción e inyección durante el ciclo de vida de un yacimiento, ayudando a predecir los riesgos que afectan la seguridad del embalse, reduciendo los costos y aumentando el rendimiento de los activos. Por último, tecnologías como como realidad aumentada (AR) y realidad virtual (VR) se utilizan para el monitoreo remoto, la obtención de imágenes de fondo de pozo y la capacitación virtual. 

¿Cómo crees que pueda cambiar a futuro la industria de Oil & Gas?

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete! youtube

Plantas de Energías Renovables en el Perú

Anterior Artículo

¿Con qué métodos nos comprometemos con el medio ambiente y la minería?

Siguiente Artículo

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Ingeniería