¿Cómo funciona una planta de aguas residuales?

estructura de una planta de agua residual

Las plantas de aguas residuales son sistemas de ingeniería que se encargan de tratar el agua para que pueda ser usadas, para distintos fines. En el proceso de tratamiento se usan una serie de operaciones físicas, químicas y biológicas que tienen como meta eliminar o reducir la contaminación del agua.

Planta de agua residual : ¿Qué procesos se realizan en ellas?

Aunque se puede pensar que el agua solo es tratada para ser apta para el consumo humano y animal, lo cierto es que también lo es para otros fines; así se puede clasificar los tratamientos como: de potabilización y de depuración. Pero cómo funciona una planta de tratamiento de aguas residuales, aquí te lo exponemos.

Pretratamiento

En esta etapa del proceso de tratamiento del agua, se busca retirar los restos sólidos que hay en el líquido, usualmente provenientes del canal de descarga. Para ello se pueden emplear rejillas de distintos tamaños. Las primeras, por ejemplo, pueden filtrar objetos como botellas o similares; mientras que las más pequeñas arena o partículas de menor tamaño.

Tratamiento primario

Este procedimiento se hace en tanques de sedimentación que cuentan con un sistema de bombeo. El objetivo de estos contenedores es producir un líquido que pueda ser tratado al estar descontaminado de residuos como materia fecal, que queda en el fondo del tanque.También se separan grasas y plásticos que se logran desnatar al elevarse sobre la superficie de los contenedores.

Tratamiento secundario

Pese a que en procedimiento anterior ya se han eliminado desechos, aún permanecen bacterias en el agua tratada, por eso es necesario usar un sedimentador secundario. Este está basado en principios biológicos y la gran mayoría de las plantas usan procesos aeróbicos para lograr este objetivo.

En esta parte del proceso se emplean microorganismos que permiten la eliminación de materia orgánica biodegradable. Del mismo modo, aquellos también permiten la eliminación de compuestos que contienen nutrientes como el nitrógeno y el fósforo.

Tratamientos terciarios

También son llamados tratamientos avanzados y se caracterizan por aumentar aún más el nivel de pureza del agua. Esta, en el paso anterior, ha quedado en 85% de su pureza, por lo que necesita seguir trabajándose en ella para que sea apta para el consumo.

Hay dos pasos claros entre los tratamientos terciarios, el primero es la filtración que permite que retener parte de los residuos de materia suspendida y las toxinas residuales. Además, está la desinfección, para el cual se emplean químicos como el cloro, además de luz UV. Estos últimos son los desinfectantes más comunes.

Estos procesos se efectúan gracias a los estudios de factibilidad de plantas de tratamientos de aguas residuales, los mismos que realiza HLC como parte de su servicio de saneamiento en el área de ingeniería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *